Entrada destacada

Receta de berenjena al ajo

Una receta rápida para el ajo berenjena para que pueda preparar una deliciosa comida sin demora. Si llegas a casa y no sabes qué pr...

Mostrando entradas con la etiqueta cocina griega. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cocina griega. Mostrar todas las entradas

martes, 10 de agosto de 2010

Platos de cocina Griegos


La cocina griega, como muchas otras del Viejo Mundo, recibió influencia foránea, especialmente turca y árabe, por lo que no es difícil encontrar platos y postres similares o muy parecidos, por ejemplo el de hojas de parra rellenas "Bellofilla Domades".
El que hubiera tenido oportunidad de gustar cordero asado en Grecia se habrá preguntado: "¿Qué carne es esta?" Aun sabiéndolo, le habrá llamado la atención que una carne de cordero tan naturalmente cocida, asada, tenga tal delicioso sabor. Se debe a las hierbas aromáticas que recibe durante el cuidado tiempo en que es sometida a la acción de las brasas, por una parte, y por otro lado, previamente, a los pastos excelentes que alimentaron al animal.

Otro plato que yo diría "internacional" de la cocina griega es la "Cianbota", al que cambiando una letra central, "Cianfota" (lo he leído con una y con dos T) sería de la cocina italiana y, con nombre diferente, pasa a Francia donde se lo conoce como "Ratatouille". Por lo demás, los mismos ingredientes figuran en las tres recetas: aceite de oliva, cebolla, zapallitos, tomates, pimiento y las infaltables berenjenas, todo cortado en trozos, en una fritura rápida, mezclados y condimentados en cada país a su gusto. Se sirve caliente o frío.
En las tabernas típicas y en los pequeños restaurantes, el vino griego y hasta el "ouzo" (alcohol anisado que también se mezcla con agua fría, tipo "La Paloma" español) como aperitivos, se acompañan, indefectiblemente, con sus incomparables aceitunas, la pasta de sésamo, y mucho más!

miércoles, 28 de julio de 2010

Cocina Griega


Desde un principio, los griegos dieron gran importancia a su gastronomía, al punto que los jóvenes de la antigüedad, que se dedicaban a la filosofía o la astrología, geometría, medicina, etcétera, junto con otras ciencias y artes, recibían de sus maestros enseñanzas de cocina que ubicaban en el mismo nivel que el de la poesía.

Así el cocinar griego aportó a la civilización una manera de preparar diferentes ingredientes, creando nuevas fórmulas y hasta las básicas, como la de panes especiales sobre la base de trigo, destacables vinos previo la atención esmerada de las viñas que los producían.

No eran entonces los vinos que ahora conocemos; si bien se preparaban sobre la base del jugo de uvas, ellos lo mezclaban con agua, aveces de mar, en distintos grados y, además, le incorporaban ingredientes tales como miel, mirra, piñones, bayas de mirto, tomillo y otras hierbas aromáticas a las que eran muy aficionados.

De todo esto se tiene conocimiento por el contenido de botellas y ánforas muy bien cerradas y selladas que arqueólogos hallaron en tumbas y en el fondo del mar, "en muy buen estado" —afirmaron—, a pesar del largo tiempo transcurrido e, inclusive, pudieron gustarlos y analizarlos.
La introducción de la carne de cerdo en su cocina, masivamente, los llevó a la preparación muy especial de embutidos, hoy internacionales y de los que se dice serían sus creadores.

El aceite de oliva era y es un ingrediente vegetal básico en la preparación de innumerables alimentos marinos, junto con el limón, al igual que en los guisados de carnes y de hortalizas, especialmente las infaltables berenjenas. Aficionados a las especias, el azafrán aromatizó hasta sus sopas, sobre todo las de pescados.