Entrada destacada

Receta de berenjena al ajo

Una receta rápida para el ajo berenjena para que pueda preparar una deliciosa comida sin demora. Si llegas a casa y no sabes qué pr...

Mostrando entradas con la etiqueta cerveza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cerveza. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de agosto de 2010

Vino o Cerveza, una verdadera batalla


En el Viejo Mundo occidental y en América, para beber en las comidas, normalmente, es decir para personas que no deben seguir indicaciones médicas (o religiones) en contra, las preferencias están entre el vino y la cerveza. No ha sido siempre así; las dos bebidas tienen un origen muy antiguo; tanto los babilonios como los egipcios y los asirios las contaban entre sus preferidas, si bien en el caso de los egipcios era la "debilidad del nivel popular y el vino en las clases superiores. Que los antiguos romanos preferían el vino lo comenta constantemente la historia, no tan promocionada la cosa, en la misma época, entre los griegos, que vaciaban las ánforas llenas del noble producto de la vid y menospreciaban la cerveza", digna de ios que no tenían paladar, mas habría que preguntar si los griegos actuales están de acuerdo con sus ancestros. Para galos e hispanos, la cerveza era lo más usual en las mesas, si bien falta aclarar que la antigua no era muy semejante a la actual.

Los romanos, realmente, han sido los mayores difusores, entonces, de tres productos básicos: el trigo, utilizado para el pan; el olivo en su aceite y el vino de vid. Muy aceptados los tres en tierras ubicadas en latitudes propicias europeas, los pueblos del Norte, especialmente, no podían lograr en su suelo trigo, sí cebada, con cuya harina se obtenía un pan oscuro.

El aceite de oliva se reemplazaba con grasa de cerdo y el vino, imposible cultivar una vid, pero tenían tal abundancia de cebada que se dedicaron a fermentarla, en primer término para hacer pan y con lo que quedaba, algo así como para no desperdiciarlo.., se hacía cerveza que se adoptó masivamente, convirtiéndose estos países en verdaderos pueblos "cerveceros"... Aun en los siglos que siguieron, cuando fue posible hacer llegar el vino, descubrieron que les seguía gustando más la cerveza, como una tradición.

España, probablemente el país más influyente en nuestro paladar junto con Italia, tuvo una época, la de Carlos I, nacido y criado en Flandes, adicto a la rubia y espumosa bebida que trató de popularizar, la muy buena cerveza española que los turistas actuales gustamos servida "bien tirada" en las "cañas" que compiten con el jerez y otros vinos al degustar la gran selección de "tapas" con que se acompañan. Pero el vino siguió triunfando y así, indudablemente, llegó al Nuevo Mundo en los barcos españoles junto con los misioneros y soldados, una bebida que podría decirse imprescindible a ambos, a los sacerdotes para celebrar misa y a los soldados les agradaba tanto que era inconveniente cargar el barco con un peso excesivo de cerveza...
Luego llegaron las vides y fue mucha la tierra americana, virgen, rica, con todos los climas propicios, que eligieron para plantarlas, entre ellas varias zonas nuestras, con el mayor éxito.

viernes, 21 de agosto de 2009

Pollo a la cerveza

Ingredientes:
6 supremas de pollo
sal , pimienta
caldo en cantidad necesaria
1 cucharada de manteca
1 cebolla picada
1 cucharada de harina
2 cucharadas de azúcar negra
1 cucharada de mostaza
300 grs. de cerveza
1/2 taza de salsa blanca
Preparación:
Colocar las supremas de pollo en una asadera, salpimentar y cubrir con caldo hasta la mitad. Cocinar a horno moderado y previamente calentado. Saltear en la manteca, la cebolla, agregar la harina, el azúcar negra, la mostaza, formando una pasta. Agregar la cerveza y cocinar. Volcar encima la salsa blanca. Una vez cocidas las supremas, colocar en una fuente, bañar con la salsa y servir.